Queja ante el Tribunal Penal Internacional afirma que la respuesta del gobierno brasileño al Covid-19 es un crimen contra la humanidad

Google translate: